Print this page

Santiaguina ganadora del ‘Nobel de Medio Ambiente’

  • alto de fuente

Santiago de Cali, Abril 24 de 2018–055. Año 13.

55

Francia Márquez, estudiante de Derecho de la USC

Desde niña, Francia Márquez comprendió el valor de resistir y defender a su comunidad, líder afrocolombiana que ha entendido que en la determinación y la unión está el avance de su región. Hoy su lucha en contra de la minería ilegal en la Toma, corregimiento del municipio de Suarez en el Cauca, es reconocida con el Premio Nobel de Medio Ambiente 2018.

Como los pasos lentos pero constantes de las 80 mujeres que encabezadas por Francia recorrieron 230 millas hasta Bogotá, buscando la acción del gobierno para su pueblo ancestral, así mismo ha sido la vida de esta madre soltera de dos hijos y estudiante de Derecho de la Universidad Santiago de Cali.

Con 13 años alzó su voz y en este momento a sus 36 años, amenazada y hostigada reiteradamente, entrega a la Toma, fuentes de agua menos contaminadas y bosques menos explotados por la búsqueda de nuevos yacimientos ilegales.

“La mayoría de los ríos de este país están contaminados con mercurio y cianuro. Estudié derecho para ayudar en la defensa de los Derechos de mi comunidad. Pero yo no hablo solo desde las comunidades negras, sino desde la naturaleza que ha sido violentada”, así lo expresó Márquez a la Casa Editorial El Tiempo.

La alta dimensión de las retroexcavadoras que llegaron en el 2014 a las orillas del río Ovejas, cerca de su corregimiento, no representaron miedo para Francia Márquez, por el contrario, la animó y llevo hasta el Alto Comisionado de Naciones Unidas de Colombia donde logró la firma de un acuerdo para frenar la extracción ilegal de oro en sus tierras originarias.

Su compromiso se vio reflejado en el discurso durante el acto de entrega del premio en San Francisco, Estados Unidos. “Soy parte de un proceso, de una historia de lucha y resistencia que empezó con nuestros ancestros traídos en condición de esclavitud”.

“Soy parte de quienes luchan por seguir pariendo la libertad y la justicia de quienes conservan la esperanza por un mejor vivir, de aquellas mujeres que usan el amor maternal para cuidar su territorio como espacio de vida, de quienes alzan la voz para parar la destrucción de los ríos, los bosques y los páramos. De aquellos que sueñan que los seres humanos vamos a cambiar el modelo económico de muerte, para darnos paso a construir un modelo económico que garantice la vida”, añade.

El premio Goldman Environmental 2018 premia cada año a las personas en cada continente que se dedican a protección de ecosistemas y especies en peligro de extinción, la lucha contra los proyectos de desarrollo destructivos, la promoción de la sostenibilidad, la influencia en las políticas ambientales y la lucha por la justicia ambiental. 

Dentro de la distinción están: Claire Nouvian (ganadora de Europa), Makoma Lekalakala y Liz Mcdaid (ganadoras de África), Manny Calonzo (ganador de Australia y Naciones insulares), LeeAnne Walters (de América del Norte) y Khanh Nguy Thi (galardonada por Asia). 

El Dato.

En 1989, Richard N. Goldman y su esposa Rhoda H. Goldman establecieron el Premio Ambiental Goldman, derivado de su compromiso de por vida con la protección del medio ambiente, para reconocer a las personas que trabajan en la proteccióny mejoramiento del medio ambiente.

Elaboró

Carlos Guiral

+57 (2) 5183000 ext. 230 - 215

Unidad de Comunicación USC